Barcelona y Palma se enfrentan en la final de la sala Champions de fútbol | Deportado

Noticias relacionadas: Noticias Similares

La soberanía del fútbol sala en Europa se definió en la península ibérica en su mayor parte que se jugó en Armenia, duelo de balón con una pequeña pared de por medio, de España a Portugal y viceversa gracias a dos equipos de la LNFS. el Palma y Barcelona – si se ven caras contra los dos contendientes lusos, Benfica y Sporting. El balón, el fútbol y el triunfo se produjeron en España, capaz de derrotar al Benfica en la tanda de penaltis con una racha vibrante (4-4); Superior incluso con el sudor del Barça a su rival (5-4), ansioso ahora por conquistar su quinta corona europea. La final de la Vuelta de la Esquina, este domingo (18.00. Dazn).

Empezó a torcerse el encuentro con el Barça, que al abrir el teléfono, a sólo 54 segundos, recibió un gol de estrategia, un sprint sensacional de Tomás Paçó que superó a un Didac que sólo vulneró la pelota cuando se puso de rojo. Pero el equipo de Velasco, gobernador de la pelota, se volvió a juntar con mucho Touré -un poco de chiripa porque en el saque de banda le mandé con la botta un rival- y Adolfo, capaz de poner el remo de nuevo a un ritmo de Catela, lo mejor del entorno, siempre la brújula azul. Sucedió que el Sporting con poco hizo mucho, defensa dura y contras letales, hizo más para dar lo mejor de sí en el conjunto azulgrana. Pero Catela no lo entendió y realizó una gran jugada para ceder el balón a Antonio, que se hizo con las tablas antes del partido (3-3).

Tras la resurrección, Catela volvió a perseguir el balón y al protagonismo, incluso los parpadea porque recibió, acortó y sólo dejó a un lateral que salió de las lonas del equipo, de nuevo el Barça por primera vez. Insuficiente para doblegar al Sporting, que encontró el gol y la empatía en Tatinho. Momento de tensión, de juego trabajado, de defensas imponiéndose a los ataques, minutos de crecimiento para un Sporting que no puede, sin embargo, con Dídac. Sí, el chico Matheus sacó la bomba, recibiendo espadas para contrarrestar a su rival con un movimiento de caderas y pies, con una jugada que encontró al portero. El Sporting abrió y el Barcelona cambió su tercer equipo, más individual, de nuevo con San Didac salvando manos y pies por la noche, victoria al final y en la cabeza.

También fue un duelo sencillo para el Mallorca Palma Futsal, que siempre fue un desafío ante un Benfica que se impuso desde la posición, con el balón en los pies y las oportunidades para la bandera. Una patada que no encontramos replicada junto a Antonio Vadillo, que movió las piezas y se disgañitaba en la pandilla, preocupado por el motivo. Sobre allo porque llenó el 1-3 y porque expulsó a Ernesto; porque también ficharon al 2-4 portugués cuando sólo tardaron tres minutos en hacerse con el puesto. Todo parece perdido. Sólo eso parecía.

Primero Marcelo y luego Gordillo le pidieron a Diana que llevara la invitación a la prórroga, para defender el laurel europeo. No más goles y el partido queda mencionado en la tanda de penaltis, de la que el Palma está imputado (4-3) a declarar un encuentro de lo más desafortunado, también a explicar que el título en el curso anterior no fue, ni de lejos, de casualidad. Ahora bien, si vence al Barcelona en la final, la crema de la crema.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.


Noticias relacionadas: Noticias Similares