Guerra entre Israel y Gaza: Borrell reconoce que no hay unidad en la UE para sancionar a los colonos violentos en Cisjordania | Internacional

El alto representante para Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha confirmado este lunes su intención de preparar un paquete de sanciones contra colonos extremistas en Cisjordania. Tras una reunión de ministros de Exteriores en Bruselas, ha reconocido, sin embargo, que todavía no ha visto entre sus colegas la unanimidad que se requiere para esta decisión y ha instado a los Estados miembros a que pasen “de las palabras a los hechos” y actúen ante “demasiados actos de violencia” contra la población civil palestina en Cisjordania.

“Ha llegado el momento de pasar de las palabras a los hechos y dejar de decir que estamos preocupados, que lo estamos, que condenamos, que lo hacemos, y pasar a tomar las medidas que podemos tomar con respecto a los actos de violencia contra las poblaciones palestinas en Cisjordania, que ya son demasiados y son demasiados muertos, sobre todo después del 7 de octubre”, ha dicho en rueda de prensa tras el último Consejo de Asuntos Exteriores del año y de la presidencia española de turno de la UE. Antes de la reunión, el jefe de la diplomacia comunitaria ya había mostrado su rechazo a los métodos que emplea Israel en Gaza: “Hemos estado diciendo en las reuniones del G-7 y en otras que Israel no debería utilizar en el sur las mismas tácticas que ha estado utilizando en el norte de Gaza. Pero es lo mismo, incluso peor”.

Borrell ha explicado que durante el encuentro de ministros, en el que también se discutió la necesidad de mantener sin fisuras el apoyo a Ucrania frente a la ofensiva rusa, planteó la cuestión de las sanciones contra colonos extremistas que realicen actos violentos, “siguiendo el ejemplo de Estados Unidos y usando nuestro marco de derechos humanos”.

“Trabajaremos para imponer sanciones a colonos extremistas (…) Estamos trabajando en la propuesta que remitiremos a los Estados miembros”, ha confirmado, tal como había adelantado en un informe confidencial de su oficina enviado a los ministros de Exteriores de los Veintisiete en vísperas de la cita de este lunes y que pudo consultar EL PAÍS. Es una posición que España apoya sin fisuras, según ha dicho poco después el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares. “Hemos avanzado en un régimen de sanciones para Hamás y, también, para aquellos colonos violentos”, ha explicado en rueda de prensa en Bruselas, donde ha anunciado que otros seis ciudadanos hispano-palestinos, además de seis familiares, han logrado salir de la franja de Gaza por el paso de Rafah a Egipto.

Según Albares, entre los Veintisiete hay acuerdo en que “la política de asentamientos, que viola el derecho internacional, y la violencia de Hamás entorpecen, ambos, la paz e impiden la materialización de una solución de dos Estados”.

No obstante, no está claro que la iniciativa de sancionar a colonos extremistas en toda la UE tenga éxito, ya que, ha reconocido Borrell, ni siquiera en esta primera reunión de Exteriores pudo atisbar la unanimidad que requiere este tipo de decisiones en la UE.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

“Mi papel es hacer propuestas al Consejo, pero la política exterior de la UE pertenece a los Estados miembros. Cada uno tiene su propia política exterior y, para hacer una política exterior común, necesito la unanimidad de todos, lo cual algunas veces hace difícil mi representación de una política común que a veces, simplemente, no existe”, ha explicado el jefe de la diplomacia europea. También ha recordado que Oriente Medio es uno de los temas que más divisiones ha generado en el seno de la UE los últimos tiempos, especialmente desde el ataque terrorista de Hamás de octubre.

Aunque hay países que están a favor de imponer sanciones, entre ellos España —Albares ha asegurado apoyar la propuesta de Borrell— o Bélgica, la apuesta por el momento tiende a ser el hacerlo de forma unilateral y no coordinada a nivel europeo.

El primer ministro belga, Alexander de Croo, ya adelantó la semana pasada la intención de “prohibir la entrada en Bélgica de colonos extremistas de Cisjordania”. El mandatario belga ha sido, junto con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, uno de los líderes europeos más críticos con la dureza de la respuesta israelí contra la población civil palestina tras el ataque terrorista de Hamás que desató el actual enfrentamiento bélico. “La violencia contra los civiles tiene que tener consecuencias”, declaró. Por ello, adelantó, Bélgica trabajará junto con Estados Unidos “en sanciones contra individuos involucrados en acciones que minen la paz, la seguridad y la estabilidad en Cisjordania”.

A su llegada a la cita de ministros de este lunes en Bruselas, la jefa de la diplomacia francesa, Catherine Colonna, también comentó la posibilidad de que París dé un paso similar, pero dio a entender que sería una “medida nacional”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_