Hugo Duro, el goleador inesperado | Fútbol | Deportado

Noticias relacionadas: Noticias Similares

Hugo Duro (Getafe, 24 años) es también el jugador que se encuentra entre los máximos goleadores de La Liga. El tiempo pasado, cuando el Valencia caminaba por la pendiente del descenso, no pudo aportar mucho y eso les frustró. “No, no puedo manejarlo bien. Ahora lo tendré de otra manera”, reconoce. Cuando en Verano se topó con el número 9 que estaba libre para la marca de Justin Kluivert, su padre le dijo que donde estaba yo no hacía falta más presión, pero dio un paso al frente y se preguntó. “Algunos aficionados comentaron el truco que fue el 9 del Valencia, y era cierto. Pero ahora estoy feliz de haber demostrado que estoy en lo alto”. Este curso ya acumula una decena de goles y se deja pasar junto a Diego López, que frecuentaba un periódico, y bromear en voz alta: “Diles quién es el mejor jugador del equipo…”. Aunque es cierto que este estado es todo una novedad para él: “Sí, sinceramente, la verdad no pensé que este terreno elevado sería así, la verdad. Tuve que trabajar duro después de eso y sabía que mejoraría, pero, Dios mío… Buf. Estoy en casa, me veo en la televisión y flipo. Yo soy un chico muy humilde”.

El atacante volvió a este sábado con el Real Madrid un año después de aquella velada en un Mestalla cocido con nitroglicerina. Me parecía perfecto que Vinicius fuera e les señalara porque esa gente no representaba a nadie en el club y mucho menos en Mestalla. Ahora, encima del tanga, entendamos que son momentos de tensión y que estamos muy felices. No me porté de las mejores maneras con Vinicius, pero fueron ellos los que me subieron. No te preocupes por eso. Creo que no lo hizo mal porque coincidimos después y no me hizo nada malo”.

Hugo Duro conoce bien el peso del club blanco. Tras convertirse en jugador del Getafe, pasó al Real Madrid. Todo vivió una época de contrastes. Acabó jugó en el Castilla, en Segunda B, pero también vistió la indumentaria del primer equipo. “Tenía un grupo sensacional con gente que me quería mucho. Sergio Ramos siempre agradecerá cómo me trató, Lucas Vázquez o Isco me ayudaron un montón”. Coincidió con uno de los mejores atacantes del mundo, Karim Benzema. “Me encantó mucho, aunque fue hace años luz. Era diferente. Lo ves ya llegar, a pesar de haber sido probado hasta la excelencia, si lo ves diferente. Recuerda jugar los típicos juegos reducidos en los espacios que tenían cada uno, y los conocerás”. Su favorito también es Antoine Griezmann. “Me gusta la forma de ver el fútbol. Estoy seguro de que hay muchos jugadores en la liga que son más fuertes que él, pero su manera de moverse, jugar y dejar jugar al resto lo hace único, es mi debilidad”.

El madrileño está feliz esta vez. Ya lleva diez goles, si se lo prometió a su novia y es atropellado por jóvenes talentosos. “Cada vez que tengo un nuevo miembro en el equipo, me deprimo. En cualquier otro lugar, sería uno de los tres o cuatro más jóvenes de la planta”. No quiero calentar a nadie, pero murió delante de Javi Guerra porque tiene “una condición de ley”, Diego López, uno de los que más asistencia le dio, la capacidad de carrera de Fran Pérez, o Christian Mosquera, un Pilar en la defensa desde hace sólo 19 años. “Su cuerpo es muy fuerte. No quiero hablar mucho, que nos lo quitan, pero la verdad es que con esa edad me impresionó la frase que tiene. Es un jugador que me tira y parece que tiene 35 años”.

Hugo Duro asegura que la esperanza de la fiesta dura como una letra, pero que la noche siguiente no viene mal. “Entre los productos que necesitamos activar, la tensión y los nervios, los llevo a casa y no me preocupo de nada. Muchas veces me pregunto el partido. El sábado jugamos con los nuevos y al Domingo le resulta fácil meterme aquí (en la Ciudad Deportiva) sin dormir. Aquí estás ahora de noche, mientras mi novia y mis padres duermen, yo no tengo nada que hacer, así que me pongo la fiesta, lo que hago y lo que pretendo aprender. También soy una persona y cuando no lo soy me alegra leer algunos comentarios”.

Su padre, que es ingeniero, y su madre, que ama su hogar, van a Valencia cada vez que su hijo tiene una fiesta en Mestalla. Mi padre lo recuerda una y otra vez cuando lo llevo hacia el fútbol. “Sabía que el pequeño pesaba mucho con la pelota, que no paraba todos los días. Y, además, es socio del Getafe y ha tomado el mando para criarme en el campo desde su año”. Sus antepasados ​​siempre disfrutaron del deporte y los dos únicos subieron a correr a la pinada del Cerro de los Ángeles, en Getafe, donde el niño intentó jugar en un partido de fútbol que disputó allí. Ahora vienen a verlos tan seguido como pueden y si van a la casa donde el niño comparte con su nuevo amigo y una raza perdida Shiba Inu llamada Nala. Su novia, con la que vivirá en Verano, es Nerea Martí, una joven de 22 años que además es deportista de élite -piloto de la Academia de F1- y trabajadora de una marca de moda. “Ella viaja más que yo y viaja más tiempo. Por eso me acuerdo cuando me pregunto porque hoy tenemos viaje el día del partido”.

Hugo Duro realizó diversos tatuajes en su tierra natal a sus padres, su abuela y su hermana. También tiene tatuada en el hombro una frase llena de interpretaciones que se esconde en la película ‘Buscando a Nemo’: ‘Sigue nadando’. Eso hizo el criminal luego de su mal momento. Oye, aunque no lo cree, es uno de los mejores goleadores de La Liga.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares