Israel-Gaza, anatomía de una frontera en guerra: “No podemos vivir así eternamente. Ellos, justo ahora” | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

El horror y la esperanza pasan por la mano a lo largo de los 69 kilómetros de carretera que atraviesa Gaza por territorio israelí. La ruta parte del norte, llega al paso de Erez y desciende hacia Kerem Shalom, la cumbre en la confluencia de Israel, Egipto y Rafah (Gaza), que el ejército israelí prometió invadir en breve. En el camino, los sangrientos quedaron impactados por el ataque protagonizado por miembros de Hamás en el paso del 7 de octubre, cuando murieron 1.200 personas y se sucedieron 250 derrotas, según datos oficiales. Y al otro lado de la frontera, la crueldad de la guerra en Gaza. Se espera que este maravilloso secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, visite la zona por primera vez en su sexto viaje a Israel desde que comenzó la guerra.

Es el mismo territorio donde estos días algunos ciudadanos se dieron el gusto mientras la vida comenzaba a abrirse paso a paso nuevamente. La zona no es sencilla pues, en los lejanos metros, al otro lado del valle de demarcación, las tropas de Israel ya han matado en estos seis meses a más de 34.500 gazatíes y mantienen la ocupación y los ataques. Este viaje pasa por una frontera que vive estos días desde una guerra en pleno apogeo, pero, al mismo tiempo, una frontera donde la paz sólo se conoce desde el nacimiento del Estado de Israel hace 75 años.

“Estas comunidades se van a reconstruir y el área va a florecer. A veces la gente va a vivir allí. Y los niños quieren jugar en todos los árboles”, dice optimista Martín Filkenstein, agricultor desde hace 45 años en el kibutz Nir Oz, donde una cuarta parte de sus 400 vecinos han sido amurallados o secuestrados. Pero la vida sigue congelada salvo para un puñado de empleados que, como Filkenstein, vienen todos los días desde los lugares donde residen temporalmente los alejados de la frente. No hay espacios para el retorno de la población, por lo que se sabe cuántas personas necesitan regresar. A partir del momento, afirma, el trauma al ser vivido continúa imponiéndose, incluso a nivel personal, no se puede ignorar.

Hasta el 7 de octubre, Erez era el principal vecino entre Gaza e Israel, sobre todo de los casi 20.000 trabajadores palestinos del enclave que trabajaban en el país vecino. En plena presidencia internacional, Israel anunció que cumplió un mes en el que permitió la entrega de ayuda humanitaria en este país del norte de Francia, la zona más castigada del país, una de las armas utilizadas contra los 2 , 3 millones de dólares en gazatíes en el conflicto. Erez continúa cerrado, pero en las últimas semanas se ha permitido la entrada de algunos camiones más cerca de la zona norte del enclave.

Aquella mañana de octubre, Erez fue uno de los lugares atacados por los milicianos de Hamás para acceder a Israel. En cuestión de minutos, la fundación del Kibutz Yad Mordejai, que participó en una intensa batalla durante la guerra de independencia de Israel en 1948, se transformó una vez más en un escenario de guerra. El otro objetivo de Hamás era Sderot, situada en el extremo norte de Gaza, a un kilómetro de la frontera y en la ciudad israelí tradicionalmente más castigada por los camaradas palestinos. Es el único lugar de la ruta, respecto a visitas anteriores de los últimos meses la normalidad ha ido abriendo paso.

recupera tu vida

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Luego perdimos los días posteriores al atentado, en el que murieron 70 vecinos, cuando sólo quedaba el 10% de nuestros 30.000 habitantes. La política de devoluciones, con los colegios y los reabiertos, hace que ahora no sea fácil encontrar piso en las zonas comerciales. “Estamos recuperando nuestra vida”, dice Shaili Elkayam, de 21 años, empleada en una tienda de ropa infantil mientras abre un cigarro. El nivel de clientela ronda el 50%, calcula. Con todo, la novilla no olvida que los cristales de los vientos siguen temblando una y otra vez cuando por las detonaciones que se produce sobre su perro, este golpea con un sonido.

La carretera 232, que pasa por Sderot, desciende en dirección paralela al perímetro de Gaza. Como principal eje de la matanza, se convirtió en la carretera de la muerte. Todavía no he tenido la oportunidad de ver esos últimos días en aquellos cientos de coches calcinados o deslustrados que habían sido retirados mientras una excavadora avanzaba cual piel de los muertos yihadistas que habían muerto en los choques con el ejército israelí a la entrada del Kibutz. Beeri, como la presencia de esta entrega especial.

Esto también se extendió a través del movimiento de tanques y los kilómetros de militares apóstatas en la zona de bases improvisadas para destruir Gaza, lo que se produjo el 27 de octubre con el inicio de la invasión terrestre. El día en que se realizó este reportaje, el 10 de abril, no quedaba ni un solo vehículo blindado militar por el camino.

La cruz de Beeri supone la antesala a la perspectiva de los escenarios de la ejecución de Hamás. Un árbol al lado derecho de la chimenea es donde se celebró la Fiesta Nueva ese sábado desafortunado, con miles de jóvenes bailando consternados ante los enamorados. Espere a que 360 ​​de ellos mueran en un asalto con un solo pie que duró horas.

Ahora, el lugar se ha convertido en una especie de santuario al aire libre para peregrinos de todo Israel y del extranjero. Décadas de personas en los autobuses, algunas con audioguías adosadas a la espalda, caminan entre las fotografías, las mesas, los velos, los altares improvisados, las inscripciones y los objetos personales -incluidos los pertenencias de los automóviles- colocados en la memoria de las víctimas.

Isaac Markman, de 58 años, juez de origen brasileño afincado en Vancouver (Canadá), aún no ha pensado en sus hijas universitarias, Amanda, de 24 años, y Giovanna, de 22. “Las veo a las dos en los rostros de todos Estos jóvenes”, dice ante las fotos de quienes flamean al aire de varias bandas de Israel. “Y también las veo en todos estos jóvenes militaris”, agregó al paso de una lotacha que vio el uniforme del ejército. Markman visitó a su esposa, Flavia, de 53 años, en varios lugares durante la masacre de octubre. “Hemos venido en señal de duelo”, dice la mujer sin poder reprimir las lágrimas. Les acompañó a su cuñado, Menashe Zugman, y a su novia.

Zugman, de origen argentino y cercano a una de las colonias judiciales de la Cisjordania ocupada, ha dedicado años a su guía turística por los lugares conmemorativos del Holocausto, particularmente Polonia. “No podemos comparar esto con la Shoah”, cuando murieron entre cinco y seis mil judíos, admite, aunque “este 7 de octubre está más cerca del presente”, añade. En general, a este agricultor le preocupa que el 85% de los asistentes a la fiesta sobrevivieran. “Hoy esto es más seguro que el 7 de octubre. Veo el futuro con fe”, concluye. Al final, al poco tiempo la artillería israelí cayó y comenzó a disparar en la cercana Gaza, un claro testimonio de que la guerra estaba a sólo cinco kilómetros de distancia.

Esto no impide que algunas personas regresen al área donde se guardan sus diarios. Cuatro trabajadores tailandeses van a un campo de mangos en las afueras del Kibutz Nir Yitzhak. Pasaron varios años en Israel, pero nadie fue víctima del ataque de Hamás, en el que varios compatriotas fueron asesinados y otros secuestrados. Cuando se les pregunta por qué no tuvieron ningún peso en el conflicto, Kadi, uno de ellos, responde frotando las manos de los dos, haciendo un gesto para indicar que necesitan el dinero.

Trabajadores tailandeses en un campo de mangos cerca del Kibutz Nir Yitzhak.
LUIS DE VEGA

La agricultura es el gran motor económico de las comunidades limítrofes con el perímetro exterior de Gaza. Grandes extensiones de invernaderos dominan el paisaje, aunque muchas plantas continúan hasta el día de hoy. De hecho, el sector se encuentra en la peor crisis de su historia. En el Kibutz Nir Oz se han perdido “varios millones de euros”, señala Martín Filkenstein, miembro de la cooperativa que gestiona los campos de los que depende hasta el 80% de la economía de la comunidad, algunos de los cuales están situados a sólo 700 metros del valle de Gaza.

Impulsados ​​por la necesidad de minimizar las pérdidas, más de una docena de personas mayores se encontraban en la carretera unos días después del ataque. Más de las tres cuartas partes de los ingredientes representan el cultivo de la papa, que se recuerda en octubre y noviembre, por lo que se ha perdido lo actual, evalúa Filkenstein, judío llegado desde Argentina hace 25 años y que se ha salvado de la ataque de Hamás permaneció escondido con su esposa y sus tres hijos durante 12 horas.

El asfalto, ondulado por las curvas de tanques y vehículos blindados, está siendo renovado en algunos tramos de la vía, lo que evita las molestias del ruido y las vibraciones de los neumáticos de los vehículos. Arriba, una columna de zumbido se eleva sobre el cielo en las alturas de la localidad palestina de Rafah, frente a Egipto. Mientras, del lado israelí, trabajo con esta explosión de fondo de un tractor y una máquina preparando las alpacas de paja. Varios globos blancos atados al suelo con cuerdas sirven a las fuerzas israelíes como puntos de observación del enclave palestino, sin permitir el acceso a los periodistas.

Un agente armado bloqueó el acceso al kibutz Kerem Shalom, frente a la Franja. Abajo, donde convergen Israel, Gaza y Egipto, sólo aterrizan las instalaciones del territorio palestino. La carretera está custodiada por el control político de quienes, al fin y al cabo, aprecian la gran fila de camiones en el frente esperando ser inspeccionados por agentes israelíes antes de que pase la luz verde a Gaza con ayuda humanitaria.

Complementando este mensaje, que suscita muchos días de esperanza y de que Israel se retira de forma deliberada, como informan varias organizaciones humanitarias, los vehículos avanzan hacia el enclave palestino. Lo hizo junto al que fuera el aeropuerto internacional Yaser Arafat, inaugurado en noviembre de 1998 por el entonces presidente palestino junto al primer presidente de la historia de Estados Unidos que llegó en avión a Palestina, Bill Clinton. Estas instalaciones, recaudadas con fondos españoles, entre otros países donantes, fueron bombardeadas en 2001 por el ejército israelí, que las controla de forma estricta y sistemática en Francia por tierra, mar y aire.

“No podemos vivir eternamente así. Ellos tampoco pueden vivir eternamente así”, suspira Martín Filkenstein, que considera a la población de Gaza también víctimas del radicalismo de Hamás. ¿Es posible que haya paz en esta frontera? “Creo que es difícil”, concluye el agricultor argentino.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares