La ultraderecha liderada por Wilders gana las elecciones en Países Bajos, según las primeras estimaciones | Internacional

Geert Wilders, este miércoles al votar en La Haya.
Geert Wilders, este miércoles al votar en La Haya.REMKO DE WAAL (EFE)

La extrema derecha liderada Geert Wilders ha ganado las elecciones en Países Bajos, según los sondeos a pie de urna anunciados a las 21.00 horas por la televisión pública (NOS). El Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) ha obtenido, según las estimaciones, 35 escaños en un Congreso de 150, donde la mayoría está fijada en 76. Y ha ganado por primera vez unas elecciones legislativas. De acuerdo con esta encuesta de salida, la alianza entre la socialdemocracia y los ecologistas (GroenLinks-PvdA) encabezada por el socialdemócrata Frans Timmermans queda en segundo lugar con 26 diputados. La tercera plaza, con 23, es para los liberales de Dilan Yesilgöz, del partido del aún primer ministro en funciones, Mark Rutte (VVD). Pieter Omtzigt, exdemocristiano y jefe de Nuevo Contrato Social, agrupación de centroderecha, ocupa el cuarto lugar con 20 diputados. A partir de ahí, la única agrupación que llega a los 10 escaños son los liberales de izquierda (D66). El Movimiento Campesino-Ciudadano (BBB), que representa al sector agrario, se ha hecho con siete. Con estas cifras, formar una coalición será muy difícil porque hasta la fecha ningún partido nacional ha querido gobernar con Wilders.

Si se cuenta desde 1945, es la primera vez que la extrema derecha gana unos comicios legislativos en Países Bajos. Hay que tener cuenta que estos resultados pueden variar ya que el escrutinio se prolongará durante la noche. La pugna entre liberales, progresistas y extrema derecha llegó hasta el final de la campaña y Wilders moderó su discurso en contra del Islam. No cedió en cuestiones de inmigración y entonó, en televisión, el adagio de “Países Bajos para los holandeses”. Aseguró que, de ganar, gobernará “para todos los ciudadanos, pero llega demasiada gente que no podemos absorber”.

Casi 13 millones de votantes -de una población de 17,8 millones de habitantes- tenían derecho a elegir entre los 26 partidos que han presentado candidaturas. Las elecciones de este miércoles han sido unos comicios distintos porque buena parte de los candidatos encabezaban por primera vez la lista de sus respectivos partidos. Es el caso de Omtzigt, que ha sido diputado y ahora es la cabeza visible de su agrupación. Lo mismo ocurre con Dilan Yesilgöz, exministra de Justicia y antes secretaria de Estado de Economía. Ambos llevan años en el Congreso, pero se han convertido en los nuevos rostros de las elecciones. También es el caso de Timmermans, que ha sido titular de Asuntos Exteriores. Como su último puesto en la vicepresidencia de la Comisión Europea le había alejado de la primera plana holandesa, ha vuelto con fuerza renovada. Junto a ellos, Wilders, de 60 años, un viejo conocido que repite desde 2006. Caroline van der Plas, voz del populismo agrario (BBB), tiene un escaño desde 2021. Ahora ha probado su verdadera fuerza después de la sorpresa causada cuando accedió al Congreso hace dos años.

Todos ellos han encabezado los sondeos en diferentes momentos y han reflejado su situación -tal vez sin darse cuenta- al depositar la papeleta en las urnas. Yezilgöz, que ha sustituido al frente del partido al primer ministro saliente, Mark Rutte, cruzó los dedos en busca de buena suerte. Esperaba alzarse con la victoria en una reñida recta final donde ha planeado más de lo que esperaba la figura del líder de extrema derecha Geert Wilders. Se aviene a hablar con él, pero dice que no quiere gobernar juntos. Todo sonrisas, Wilders ha votado en su nombre y el de su esposa -en su caso por poderes- rodeado de guardaespaldas. Es el político más protegido del país por su rechazo al Islam, aunque ahora no lo considera un asunto prioritario. En especial desde que su aparente moderación le aupó a primera fila en las encuestas. Van der Plas exclamó “O todo o nada”, con el voto en la mano. Su grupo ha pasado de dominar la escena política nacional en nombre del campo, a bajar puestos debido al tirón de Omtzigt.

El líder de Nuevo Contrato Social ha metido rápido la papeleta en una urna que era un contenedor de basura. Es una modalidad usada en varios colegios electorales a lo largo del país. Timmermans ha reconocido haber “dormido mal por primera vez en toda la campaña”. Afronta un dilema múltiple: no está dispuesto a pactar con Wilders, prefiere no hacerlo con el VVD, y Omtzigt le parece “más un controlador del Ejecutivo que un gobernante”. El otro líder xenófobo, Thierry Baudet, que ha sido agredido en dos ocasiones en las últimas semanas, compareció en buena forma. Por motivos de seguridad, sin embargo, le aconsejaron que no siguiera el escrutinio en público como el resto de sus colegas. Tanto los expertos del Gobierno como sus propios guardaespaldas le dijeron que evitase riesgos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La campaña electoral holandesa descansa en buena parte en los numerosos debates televisivos que reúnen a los lideres de los distintos partidos con posibilidades de obtener representación parlamentaria. Una vez frente a las cámaras, ya sea en grupo o por parejas, un moderador invita a los candidatos a defender sus programas a base de confrontarlos con los de sus oponentes. Hay monólogos y amagos de diálogo entre ellos. Hay roces, como cuando Omtzigt le dijo a Yesilgöz que su grupo “ignoró desde el Gobierno a los miles de familias afectadas por un escándalo de los subsidios para el cuidado de los menores”. Y hay tantos primeros planos, y tantos encuentros similares, que los políticos acaban presentado sus idearios en dosis, como si fueran cápsulas. Una fórmula bien engrasada que, sin embargo, no parece haber ayudado al elector a decidirse. Siete de cada 10 holandeses seguían indecisos la víspera del voto, según los últimos sondeos.

Al final, la inmigración y el asilo parecen haber pesado más que el problema de la vivienda, la seguridad social y el coste de la vida. Algo que Wilders ha relacionado en sus discursos con lo que califica de “lastre para la sociedad”, debido a las cifras de migrantes que considera excesivas.

La seguridad ha sido otro asunto que ha enturbiado el ambiente. El líder ultraderechista Baudet recibió un golpe en Bélgica al entrar en la universidad de Gante, y otro en el norte de Países Bajos. Durante el último debate electoral, la noche del martes, Daniël van Duijn, líder de LEF, un partido centrado en los intereses de la juventud, irrumpió en el plató televisivo. Corrió hacia la candidata Yesilgöz y le gritó a la cara. “Su partido no debe llegar al poder nunca más”. Van Duijn fue desalojado por el personal de seguridad y pasó la noche en el calabozo. Tiene prohibido seguir el escrutinio desde el Congreso. Todo fue muy rápido y la velada siguió sin más comentarios al respecto después de su llamativa aparición. Pero lo cierto es que la brecha de seguridad se abrió también en presencia de los políticos que aspiraban a gobernar el país.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_