La vida de Navalni: “No si el régimen deja en paz el funeral de mi marido” | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

El régimen ruso de Vladímir Putin no ha dejado de encontrarse con su oponente Alexei Navalni y quien lo representa no está muerto. El residente, que cayó en una celda del Ártico donde se había llevado consigo a un preso de 19 años, se entretendrá en estas calles de Moscú después de que su familia luchara durante varios días para recuperar el cuerpo. El Kremlin intentó evitar a todo riesgo el funeral de Navalni, que se consagró como el gran adversario de Putin, en un acto abierto por temor a que se convirtiera en un raro momento de protesta en un país con un aparato de seguridad que parece de cualquier tipo. amago de protesta. La novia del disidente, Yulia Navalnaya, alertó este miércoles de que las autoridades rusas podrían cargar contra los asistentes a la ceremonia. “No estoy segura de si alguien será pacífico o la policía arrestará a quienes están a punto de despedir a mi marido”, declaró visiblemente conmovida en un discurso en el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

Las autoridades rusas intentaron evitar que Navalni se quedara sin hogar, que falló el 16 de febrero en una remota colonia penal. Kira Yarmish, portavoz del disidente, explicó además que su equipo discutió reunirse con un local para organizar un acto de expedición más amplio, incluida una misa en una iglesia ortodoxa en el barrio de Moscú donde vivía Navalni y todo el país, y no lo hicieron debido a una combinación de trabajo con representantes de los propietarios locales y presión de las autoridades.

La madre de Navalni intentó luchar durante días para poder hacer entrar al opositor en una ceremonia abierta, después de que las autoridades la castigaran con incinerar el cuerpo si su intención era realizar algún acto público, según explicó su abogado. La ceremonia no es una manifestación y, por lo tanto, no se considera ilegal como tal, pero la tripulación de Navalni y las organizaciones de derechos civiles temen ser acosadas de todos modos por sus asistentes. Las organizaciones del opositor, fallecido hace 47 años, fueron declaradas “extremistas” y cualquier vínculo con ellas puede implicar una persecución judicial equivalente a delitos terroristas.

El funeral fue programado un día después del discurso anual de Putin ante la Asamblea Federal de Rusia (si celebrará a la juventud frente a las dos cámaras) y en un momento de represalia sin precedentes contra cualquier protesta social como ante la votación del 17 de marzo en el momento en que El autócrata ruso, que vivió 25 años en el poder, se perpetúa en el trono del Kremlin hasta 2030 y en el momento en que planteó la amenaza no sólo sobre Ucrania, en el momento en que invadió durante dos años, hasta ahora todos los Oeste. Varios diplomáticos occidentales tienen previsto asistir a la ceremonia en memoria del oponente, no sólo para presentar sus respetos, sino también para hacer frente a su presencia en la expedición pacífica por mar, señaló una fuente comunitaria.

Yulia Navalnaya, que se ha alzado como figura política tras la muerte de su marido y trata de hechizar la fragmentada posición rusa, ha recuperado estos arándanos en la Eurocámara “medidas más creativas” para adornar el Kremlin, que les pesa en Occidente. Las sanciones continúan manteniendo el esfuerzo bélico contra Ucrania y con su política de apoyo para impedir cualquier disidencia.

Estar acostumbrado a la guerra

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

“Han pasado dos años [de guerra], de agonía, de sangre, de engaño. Putin no ha logrado nada. Si lo tiene todo, pero nada funciona. Y ya pasó el miedo de que la gente se haya acostumbrado a la guerra y de que, aunque trabajen en la fábrica, tengan que encontrar algo”, afirmó Navalnaya ante los eurodiputados en Estrasburgo. “Sí, Putin amaba a mi marido”, dijo. Y grabé la transcripción del opositor, que sufrió un accidente casi mortal ordenado por el Kremlin en 2020.

“Derrotar a Putin es ser un innovador, no se puede derrotarlos con resoluciones, no si se puede pensar que es una persona de principios, con moral”, advirtió. “No nos dirigimos a un político, a un monstruo”, recordó Navalnaya, quien pidió apoyar a quienes ayudan a Putin en su círculo —“una banda de ladrones”— y además que Europa conoce a la oposición rusa desde hace decenas de años. miles de personas que están contra el régimen y contra la guerra en Ucrania. “No hay necesidad de perseguirnos, y mucho menos trabajar con nosotros”, se quejó.

Los actos de homenaje al opositor se convirtieron en un desafío para el Kremlin. Horas después de enterarse de la muerte de Navalni, miles de rusos comenzaron a colocar flores en los monumentos a las víctimas de la represión política en todo el país. Ante las detenciones aleatorias –la inmensa mayoría de los ciudadanos guardaban silencio y silencio– y que las autoridades arrancaban las ramas al llano por la noche, los cuatreros continuaron depositando flores en los días siguientes. Según la organización OVD-Info, menos de 400 personas fueron arrestadas en 39 ciudades. En otro paso con cierta razón, el líder rebelde del Grupo Wagner, Yevgueni Prigozhin, ordenó a Putin impedir el acceso a su tumba con un perímetro de cientos de agentes de seguridad.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares